La “última” bala se juega en Merkatondoa

14
mayo
2018

Publicado por C.D. Izarra

Publicado en Actualidad / Previas / Segunda B

0 Comentarios

Con 39 puntos, los navarros llegan en posición de promoción a la última jornada. Pugnan contra un filial, el CD Vitoria (40), por lograr la permanencia. La última jornada será de infarto. Olaranbe acogerá un Vitoria – Osasuna B, que se jugará a la vez que el duelo navarro-riojano. Las cuentas para el Izarra son claras, ganar y que el Vitoria no lo haga. Siete de nueve combinaciones dan la permanencia a los alaveses.

Ambos equipos, por tanto, han decepcionado esta campaña. Los navarros buscaban una permanencia tranquila y los riojanos opciones de ascenso. Nada de eso ha sido logrado. Los forales se han pasado toda la campaña en puestos de descenso o cerca de ellos. Comenzaron la campaña muy mal, llegando a ocupar el último puesto. Poco a poco, llegaron los puntos. Su techo llegó a inicios de diciembre, cuando tomó siete puntos de ventaja sobre la decimosexta plaza. Sin embargo, la segunda vuelta no fue nada buena y acabó volviendo a ese puesto. El Vitoria, en descenso durante gran parte del curso, despertó a tiempo para salir de la quema. Y depende de sí mismo para salvarse.

A pesar de su cercanía geográfica, este duelo no se ha repetido con frecuencia. Tan sólo en cinco ocasiones y nunca concluido con tablas. Dos victorias navarras y tres riojanas. El último precedente, un 5-2 en la primera vuelta, en Las Gaunas. De aquel partido quedará el golazo de Paredes, que empalmó el cuero desde más allá de treinta metros, colándola por la escuadra. Memorable.

os navarros han sumado el doble de puntos en casa que fuera. Y todo a pesar de pasar grandes temporadas sin sumar la victoria, ni siquiera delante de su público. De hecho, su primera victoria en casa no llegó hasta noviembre. Lo que realmente ha penalizado a los estelleses es su rendimiento en área propia, siendo el tercer club que más goles encajó, solo por detrás de Peña Sport y Osasuna B (59). Como visitante, acumula diez jornadas sin conseguir el triunfo y cuatro sin marcar un solo tanto.

Si miramos el goalaveraje de los riojanos, engaña bastante. Y es que un club con +18 no debería estar en la octava plaza. De hecho, el Mirandés, líder de la competición, tiene un gol menos a favor que los logroñeses. ¿Cómo explicarlo? Quizá tengan la culpa las diez derrotas por la mínima. Cuando muerden el polvo, los de los siete valles lo hacen por poca diferencia, muchas veces habiendo merecido mejor resultado. En cuanto a las victorias, los riojanos han conseguido en 10 ocasiones ventajas de al menos dos tantos. Por ahí se ha podido desigualar el balance, aunque no se refleje en la tabla. Por otro lado, es uno de los conjuntos más caseros de la categoría, sacando un 67% de puntos en su feudo.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies